Vamos a ver… ¿Por qué no te bajas el libro en pdf, te lees algunas páginas y decides si te lo lees completo o no?...

 

        ¿Crees realmente que estás ante un libro satánico y de cosas raras?... De eso nada de nada. Raro, sí que es el libro, porque te vas a hartar de reír, y además vas a aprender un montón de cosas de filosofía, teología e incluso de física cuántica –y sin parar de reírte-, pero no temas que no te vamos a atrapar en una secta ni cosas parecidas, que la única secta que aparece en el libro es la Secreta y Sacra Orden de los Defecadores del Diablo, cuya contraseña secreta es pisar cacas de perros por las calles.

 

         Y si la escribió o no el Diablo… Existen dudas si fue escrito por un travieso diablillo que se dedicaba a perseguir a las Ninfas en lo más profundo del bosque o el difunto e insigne Don Pánfilo Expósito –que en Santa Gloria esté-.  Otros dicen que fue un derviche turco con ledillas al que se le cayó encima un piano de cola en Estambul a principios de siglo. Y algunos afirman que fue un peluquero mariquita de Cádiz de fino bigotillo al que daba gloria escuchar contando historias, si bien, le olía en exceso la boca.   También circulan otras muchas historias por ahí, alguna que dan hasta escalofríos oírlas. Nosotros sólo sabemos que su autor nunca quiso glorias mundanas,  por lo que le rogamos respete su Santa memoria y no trate de hurgar en su identidad. Fue un buen hombre. Con eso basta.

 

¡¡Y déjate de pamplinas y lee el libro!!